lunes, 9 de noviembre de 2009

Los HIKIKOMORIS


Pues tal y como dije en mi comentario del perfil de Wataru, aquí os traigo unos de los fenómenos nipones que más llama la atención en nuestro continente: los hikikomoris.

Y es que casi un 10% de la juventud japonesa es hikikomori. Es decir, más de un millón de jóvenes, tanto chicas como chicos, han optado por vivir como hikikomoris, personas recluidas en sus habitaciones sin contacto con el resto del mundo, solamente con su ordenador conectado a la red e inmersos en un mundo de internet, videojuegos y televisión, en un mundo tecnológico, virtual e irreal.

Si nos remontamos al significado del término, hikikomori viene a decir en español reclusión, aislamiento social. En definitiva ,se trata de un nuevo trastorno nacido en el siglo de las tecnologías que no hace más que propagarse, atrayendo a un más que considerable número de jóvenes que han perdido las ganas de vivir en sociedad. La cuestión es preguntarse el motivo de tal drástica decisión. En la mayoría de las situaciones, se alude a penurias económicas, presiones familiares, problemas psicológicos, rupturas sentimentales, el fallecimiento de un ser querido…Casos difíciles de superar sí, pero no imposibles. Este tipo de personas rechazan la realidad, no quieren afrontarla y deciden, por voluntad propia, crearse un mundo alternativo en el que ellos, y sólo ellos, son los protagonistas de todo lo que acontece a su alrededor. Ante este problema, porque no deja de ser un problema que un miembro de nuestra familia decida no volver a salir de su habitación y no comunicarse si no es con un ordenador, la familia juega un papel decisivo. Por regla general, la familia se comunica con el hikikomori mediante toques en la puerta para pasarle, en una bandeja, la comida. Ése es el único contacto que mantienen: un par de golpes y se acabó. Y es que los hikikomoris creen que tienen todo lo que necesitan en su dormitorio para vivir: apenas se lavan, les pasan la comida necesaria y su cuarto lo convierten en su fortaleza. En ella tienen sus grandes tesoros, sus distracciones para vivir: consolas, videojuegos, internet, películas…Juegan por la noche y duermen gran parte del día, por lo que la jornada no se les hace tan larga. Esta situación se repite día tras día, año tras año. No salen a la calle, no hablan con sus familiares ni amigos, no trabajan ni estudian… Otras características de estos jóvenes es que suelen almacenar grandes cantidades de basura en su habitación, así como que tienen dificultades para sobrevivir si sus familias no los mantienen. Además, todo esto también les afecta a la salud física, no sólo la mental. Los hikikomoris padecen problemas musculares debido a la enorme cantidad de horas que se llevan sentados frente a una pantalla, sufren de sedentarismo, su nutrición no es la adecuada y, en el caso de las chicas, incluso pueden perder la regla.

Como última nota sobre este tema, hay que decir que las familias, por lo general, puesto que, como en todo, siempre hay excepciones, suelen aceptar la situación y no hacen nada para remediarlo. Se dedican a vivir sus vidas y servir a la persona recluída. Pero no podemos olvidar que los hikikomoris no son personas enfermas, sino personas con problemas sociales y psicológicos que necesitan ayuda externa. El problema se puede tratar. No es fácil, pero ningún problema lo es en esta vida. Los expertos en salud mental han calificado este fenómeno como una nueva depresión, como una especie de desorden interno de la personalidad del paciente. No obstante, como el número de casos fue incrementándose a pasos agigantados, el fenómeno hikikomori ha hecho que ahora se hayan creado terapias y se invierta mucho en investigar más a fondo el mundo de los hikikomori.


4 comentarios:

  1. Habla Rafael Ángel, el que se tiene que hacer ya una google-cuenta xD

    Pues no sabía que existía este tipo de "grupo urbano". Cada dia se aprende algo nuevo, y lo más extraño, muchas cosas que ha contado me están pasando a mi :| T^T XDD

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Habla el Volante

    Como siempre, muy interesante, ya habia escuchado hablar de ellos en las noticias pero no sabia hasta que punto llegaba la situación, sinceramente, y esto es una opinión personal, las familias de los hikikomoris deberían de actuar y no "aceptar" tal situación principalmente porque si se siente cariño por algún familiar/amigo se le ayuda en lo que haga falta, pero bueno, siempre hay que ponerse en el lugar del otro.Y supongo que no debe de ser una sitación fácil para llegar hasta tal punto, incluso diría que se llega por un cúmulo de estas situaciones.

    Un saludo, como siempre Peluchito, un buen artículo.

    ResponderEliminar
  3. Este fenómeno tiene similitudes al que experimentó Gregorio Samsa, protagonista del cuento largo de Kafka, "Metamorfosis". Tanto uno como otro sufre un cambio, una transformación, aunque Samsa fue de la noche a la mañana y contra su voluntad y el hikikomori se encierra en su cuarto, porque a raíz de algún problema social que ha padecido encuentra en el mundo virtual su consuelo. Eso sí, ambos se aislan, no salen de sus cuartos y dejan de relacionarse con la sociedad. Considero que los hikikomoris deberían de asistir a terapias, que les ayuden a superar su problema psicológico. Las familias, en este caso, también desempeñan un papel relevante, aunque es un problema que va más allá, pues es en Japón donde más casos se dan de éste fenómeno. Mirian Ramos

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que yo pienso que no hay tantos hikikomoris como parece.
    A mí tambien me gustaría hacer lo que hacen
    vivir en mi habitacion!!
    es que es el sueño de cualquier adolescente!!
    pero esto es...un sueño!!
    a ver si me explico
    si yo falto al instituto
    llega un momento en el que una asistenta social llega a tu casa.
    A mí personalmente creo que me sería imposible porque sí,estoy enganchada al pc,sí,ADORO mi habitacion porque tiene todo lo que necesito pero aún teniendo relacion con familiares y amigos mi familia dice que paso demasiado tiempo con el ordenador
    me prohiben cerrar la puerta durante toda la tarde
    y aunque me encierre mis padres son capaces de cargarse la puerta nada más que para entrar
    En el caso de que el hikikomori sea un adulto ya...veo la conducta infantil y tonta en realidad
    porque querer crear tu propia realidad no está mal a veces.. pero no afrontarla es algo de lo que despues te arrepientes
    figuraos que el hikikomori sale a la calle convencido por sus familiares...
    SE VOLVERÍA LOCO! porque todo avanza muy rápido y por más información que tenga internet..no es lo mismo salir y verlo con tus propios ojos..
    no lo se... yo creo que es un problema bastante grave que muchos dicen que tienen cuando en realidad lo que tienen es una depresion de las de siempre...lo que pasa que ahora es..CON ORDENADOR! lo que hace que dure mucho mas ..porque no te aburres xDDD

    ResponderEliminar