viernes, 4 de diciembre de 2009

Religión




Y la nueva entrada va sobre la religión en Japón. Con el paso del tiempo y su cada vez más occidentalización del país nipón, los japoneses han incluido diversas religiones para su vida diaria, la gran mayoría de diferentes rasgos, que forman parte de un proceso llamado sincretismo.

Sin embargo, es la religión del budismo la más practicada en Japón. Hasta el siglo VII la sintoísta fue la que contaba con mayor número de seguidores y, en la actualidad, ocupa el segundo puesto en la lista. Pero debido a las influencias de China, hoy día, siguen existiendo muchas familias de confucianos y taoístas. También se cultiva el cristianismo, sobre todo en sus vertientes de protestantismo y catolicismo, aunque sus creyentes son bastante escasos.

Si bien el budismo es la religión por excelencia del país del sol naciente, la más conocida es la sintoísta. El culto al sintoísmo siempre ha estado presente en el país, pero se desconoce tanto su origen (aunque se cree que se remonta a los comienzos del país) como su creador. Lo que prima en esta creencia es el absoluto respeto a los elementos de la naturaleza, a los héroes del país y a los antepasados. Lo primordial era la admiración a la figura del emperador, considerado un ser divino, y la adoración a los denominados kami, espíritus de la naturaleza. Los kami son muy variados y hay algunos locales como los espíritus que protegen una zona concreta, o genios inclasificables que simbolizan objetos o estados anímicos. Un ejemplo de esto es el kami Amaterasu, diosa del sol según la religión sintoísta (o Shinto). En esta religión lo que se persigue es venerar a todas las deidades existentes, tanto del cielo como de la tierra, además de respetar en todo momento a los predecesores familiares. En sus orígenes, no muy claros por cierto, esta religión no tenía un nombre y, con la llegada del budismo a Japón, se la calificó como Butsudo, que viene a decir algo similar a “camino de Buda”. Pero para diferenciarla del budismo, se la bautizó como shinto. Este término proviene de una vieja palabra de origen chino que significa “el camino de los dioses”. El motivo de optar por un vocablo chino para una religión japonesa fue porque el único idioma que tenía escritura en Japón era el chino, puesto que, por aquel entonces, el pueblo japonés no había creado su propia lengua. Retomando el tema de los kami, seres espirituales, hay que decir que cada vez hay más dioses a los que venerar en esta religión, y que los seres humanos son considerados sus hijos, por lo que gozan de naturaleza divina. Tuvo tal aceptación esta filosofía de vida que se implantó como ideología del país durante la etapa militar y fue la religión oficial del Estado hasta el año 1945.

Aquí os dejo un link crítico sobre la religión en este país y su moral:



4 comentarios:

  1. Para mi que la myoria eran budistas y no que seguian al Shindo...No te miento si te digo que tengo una amiga que cree en el Shindo xD Aunque lo que si sabia era que el cristianismo, el catolicismo etc. Se establan empezando a implantar, aunque en mucha menos medida. Es interesante eso de los Kami...y como los Kami también existen los Oni, como los Diablos de otras religiones occidentales, seres contrarios a los Kami.

    Buen artículo Irene^^, un saludo, Raúl.

    ResponderEliminar
  2. Habla Rafael Ángel

    Muchas veces he pensado en el budismo como una Religión a seguir, pero dados los inconvenientes en mi tierra, al final soy ateo. Es una de las cosas de vivir en un sitio con pocas instalaciones de otras religiones, jeje

    Un saludo, y buen aporte =D

    ResponderEliminar
  3. Yo pensaba que la religión no era nada importante, ya que creía que no tenían tiempo para esos asuntos.

    ResponderEliminar