lunes, 9 de noviembre de 2009

Los HIKIKOMORIS


Pues tal y como dije en mi comentario del perfil de Wataru, aquí os traigo unos de los fenómenos nipones que más llama la atención en nuestro continente: los hikikomoris.

Y es que casi un 10% de la juventud japonesa es hikikomori. Es decir, más de un millón de jóvenes, tanto chicas como chicos, han optado por vivir como hikikomoris, personas recluidas en sus habitaciones sin contacto con el resto del mundo, solamente con su ordenador conectado a la red e inmersos en un mundo de internet, videojuegos y televisión, en un mundo tecnológico, virtual e irreal.

Si nos remontamos al significado del término, hikikomori viene a decir en español reclusión, aislamiento social. En definitiva ,se trata de un nuevo trastorno nacido en el siglo de las tecnologías que no hace más que propagarse, atrayendo a un más que considerable número de jóvenes que han perdido las ganas de vivir en sociedad. La cuestión es preguntarse el motivo de tal drástica decisión. En la mayoría de las situaciones, se alude a penurias económicas, presiones familiares, problemas psicológicos, rupturas sentimentales, el fallecimiento de un ser querido…Casos difíciles de superar sí, pero no imposibles. Este tipo de personas rechazan la realidad, no quieren afrontarla y deciden, por voluntad propia, crearse un mundo alternativo en el que ellos, y sólo ellos, son los protagonistas de todo lo que acontece a su alrededor. Ante este problema, porque no deja de ser un problema que un miembro de nuestra familia decida no volver a salir de su habitación y no comunicarse si no es con un ordenador, la familia juega un papel decisivo. Por regla general, la familia se comunica con el hikikomori mediante toques en la puerta para pasarle, en una bandeja, la comida. Ése es el único contacto que mantienen: un par de golpes y se acabó. Y es que los hikikomoris creen que tienen todo lo que necesitan en su dormitorio para vivir: apenas se lavan, les pasan la comida necesaria y su cuarto lo convierten en su fortaleza. En ella tienen sus grandes tesoros, sus distracciones para vivir: consolas, videojuegos, internet, películas…Juegan por la noche y duermen gran parte del día, por lo que la jornada no se les hace tan larga. Esta situación se repite día tras día, año tras año. No salen a la calle, no hablan con sus familiares ni amigos, no trabajan ni estudian… Otras características de estos jóvenes es que suelen almacenar grandes cantidades de basura en su habitación, así como que tienen dificultades para sobrevivir si sus familias no los mantienen. Además, todo esto también les afecta a la salud física, no sólo la mental. Los hikikomoris padecen problemas musculares debido a la enorme cantidad de horas que se llevan sentados frente a una pantalla, sufren de sedentarismo, su nutrición no es la adecuada y, en el caso de las chicas, incluso pueden perder la regla.

Como última nota sobre este tema, hay que decir que las familias, por lo general, puesto que, como en todo, siempre hay excepciones, suelen aceptar la situación y no hacen nada para remediarlo. Se dedican a vivir sus vidas y servir a la persona recluída. Pero no podemos olvidar que los hikikomoris no son personas enfermas, sino personas con problemas sociales y psicológicos que necesitan ayuda externa. El problema se puede tratar. No es fácil, pero ningún problema lo es en esta vida. Los expertos en salud mental han calificado este fenómeno como una nueva depresión, como una especie de desorden interno de la personalidad del paciente. No obstante, como el número de casos fue incrementándose a pasos agigantados, el fenómeno hikikomori ha hecho que ahora se hayan creado terapias y se invierta mucho en investigar más a fondo el mundo de los hikikomori.


viernes, 6 de noviembre de 2009

Perfil: Wataru Yoshizumi


Bueno ya creo que iba siendo hora de cambiar un poco de tema en el blog que Japón es muy amplio y me encantaría poder abordar otros aspectos del país. No obstante, si hay alguien que desea que hable sobre alguna temática en concreto sólo tiene que decírmelo que yo encantada informo sobre la misma. Ahora comienzo una nueva etapa en el blog en la cual me dedico a realizar perfiles de los mangakas, de nuestros queridos autores de manga. Eso sí, iré publicando otros temas a la par que perfiles para que en el blog haya un poquito de todo.

El shojo se implantó con fuerza en España gracias a esta mangaka

No hay duda de que con Wataru Yoshizumi llegó el shojo (manga para chicas) a España y gracias a ella ,empezaron las jóvenes a interesarse por el mundo del manga y del anime.
Wataru Yoshizumi es el seudónimo de esta mangaka, nacida el 18 de junio de 1968 en Tokyo. Probablemente, su verdadero nombre sea Mari Kanai, pero prefiere mantenerlo en secreto. Esta géminis es una gran aficionada a viajar e ir de compras, le encanta el chocolate, jugar al tenis y su color favorito es el azul.
A diferencia de otras mangakas, Wataru nunca pensó en dedicarse a dibujar mangas. Ella ingresó en la prestigiosa Universidad Hitotsubashi, y consiguió empleo en una oficina. Allí empezó a dibujar y fue entonces cuando descubrió su verdadera vocación. Su debut como mangaka fue con Radical Romance, en la prestigiosa revista Ribbon en 1984. Aunque el éxito internacional le llego con su obra maestra, Marmalade Boy ( conocida en nuestro país como La familia crece), de la que se hizo una versión animada de inmediato. Después ha publicado series como Random Walk,Somos chicos de menta, Sólamente tú, Ultra Maniac, Spicy Pink...Actualmente está con la serie Chitose, la cual se publica en la revista Margaret.

martes, 3 de noviembre de 2009

Tribus Urbanas: Las DECORA


Ahora paso a informaros sobre otra tribu que está causando verdadero furor tanto dentro como fuera de Japón. Son las Decora. Aunque este fenómeno se remonta a finales de la década de los 90, es precisamente ahora cuando las decora se han extendido a lo largo y ancho de los cinco continentes. Pero si deseamos concretar un poco más, podríamos decir que la moda de las decora nace con la cantante idol Tomoe Shinohara, conocida por usar, en exceso, ropa de llamativos colores combinada con muchísimos accesorios coloridos y de diferentes materiales.

Así pues, el decora (también conocido como la moda decorer) es una tendencia de vestuario que surge en Japón a raíz de las influencias de una conocida idol asiática. Hoy en día el concepto inicial no ha sufrido grandes modificaciones y las decora son jóvenes que se visten con colores chillones como el rojo, el rosa, el amarillo y el naranja, combinando sus prendas con peluches de personajes animados conocidos (como por ejemplo los Pokémon, Hello Kitty…), bolsos, muchas pulseras, collares, calcetines de diferentes colores y gran cantidad de elementos decorativos en el pelo.

Aunque estos son los rasgos definitorios de las decora, dentro de esta tribu urbana también hay distinciones.

Las decora con capas son conocidas como las decora-chan. Se diferencian de otras decora porque, tal y como su nombre indica, van vestidas con muchas “capas”. Es decir, llevan muchas prendas encima, todas ellas de diferentes colores y complementadas con accesorios de los más variados colores, materiales y formas inimaginables. Normalmente, ellas mismas se encargan de hacerse sus propios complementos y, las más habilidosas, incluso se hacen sus propios vestidos. Otro rasgo peculiar de este subgrupo es que suelen llevar con ellas juguetes y peluches, tales como muñecas, varitas mágicas de plástico…

Otra clase de decora son las decora elegantes. Esta categoría de decora son distinguidas de las anteriores por mezclar elementos de las decora con rasgos propios de las lolitas (como encajes y vestidos inspirados en el Romanticismo). No obstante, son decora y, para demostrarlo, son fieles a la regla de llevar en cada mano un mínimo de 7 pulseras, varios anillos y el pelo con más que suficientes adornos.

Por último están los decora boy que, aunque son una minoría, también están extendiéndose a otros lugares del mundo. Al igual que las chicas, ellos también visten con colores llamativos pero no abusan tanto del rosa y lo cambian por el celeste y el negro. Destacan por teñirse el pelo de colores como amarillo, violeta o verde claro, ya que ellos no suelen llevar en la cabeza ningún tipo de complementos, a excepción de gorras o boinas. A la hora de utilizar complementos, los decora boy no usan tantas pulseras ni bolsos ni collares, optan por los llaveros, los pañuelos y las muñequeras.