viernes, 14 de mayo de 2010

Mi particular Hachiko



Siempre a tu lado. Hachiko.
Bueno con esta entrada no pretendo hacer una simple crítica de esta película, ni de la original japonesa ni del último remake protagonizado por Richard Gere. Solamente escribo este post porque me apetece y a modo de homenaje al mayor tesoro que tengo en mi vida, el regalo más maravilloso que me han hecho y que nada ni nadie podrá superar. Os hablo de Chester, mi perro. No me gusta mucho escribir aquí mi vida como veo que hacen otros blogueros, pero tampoco está mal que, muy de vez en cuando, utilice mi blog para escribir de otros temas que no están tan directamente relacionadas con Japón.
En cuanto a la película,os puedo asegurar que en mi vida había llorado con una. Jamás me he emocionado con un libro, una película o una serie hasta el punto de acabar llorando. Eso era hasta que vi Siempre a tu lado, Hachiko. Es la primera vez que lloro (y cuando aquí pongo lloro me refiero a llorar de verdad, a pierna suelta, nada de dos lagrimitas cutres ¬¬). También es que soy algo masoca y cuando vi la peli estaba mi perrito a mi lado durmiendo él tan pancho ^^. Me parece un poco absurdo escribir aquí de qué va este film, puesto que hay páginas especializadas en cine que lo harán mucho mejor. No obstante, os diré,por si hay alguien que no se ha leído la sinopsis, que este largometraje está basado en hechos reales. Para no destripar la trama de la historia, os digo que, básicamente,la película narra la vida de una familia ,siendo el protagonista humano Richard Gere, y su relación con un perro (un Akita precioso) que se encuentra en la calle perdido. ¿Qué más? Pues que el verdadero héroe de la historia es Hachiko, el perro, que nos da unas lecciones increíbles a todas las personas de bondad, nobleza, fidelidad y cariño. No hay quién no quiera a este perro. Se hace querer desde el primer minuto en el que aparece hasta que salen los créditos del final. Sorprendente. La película en sí es algo lenta, pero merece la pena verla. Eso sí, os recomiendo no verla en un día de bajón ;).

Pues como pongo en el título de esta entrada algo atípica, mi particular Hachiko se llama Chester. Él no es un Akita, ni un perro de raza: es sólo un chuchillo al que su familia lo trataba como a un trapo ¬¬. Eso hasta que llegué yo.
Desde que tengo uso de razón he deseado con todas mis fuerzas tener un perro y, por equis motivos, no se me cumplía el deseo. Hasta que lo conseguí. Hace ya casi nueve años que Chester entró en mi vida y jamás me había sentido tan feliz como ahora. Es un trasto, un pesado que no para de ladrar y de llamar mi atención, pero ese trasto es mi vida,mi mejor amigo y confidente. Sé que Chester no es tan inteligente como Hachiko, no sirve de perro guardián ni nada parecido, pero también sé que ningún otro perro es tan noble como él, tan mimoso y protector. Es mi perro y no puedo decir nada malo de él (además de ser un trasto encantador). Lo único que puedo añadir es que lo quiero con locura y que sé que él sabe que en nuestra familia es muy querido,que es uno más y que no hay dueña en el mundo que quiera más a su perro que yo :) . Ea, pues ya está. Como es lógico, cada persona que tiene un perro dirá lo mismo y está en lo cierto: son nuestros amigos y los queremos con locura como es normal. Por eso yo os dejo aquí una foto de Chester, que el pobre tiene ya mil motes además de su nombre XD.


3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Chester,te regalo esta entrada porque te la mereces. Mongui, tú también. Gracias a los dos.

    ResponderEliminar
  3. Ningún homenaje más merecido que éste bajo mi punto de vista. Este "petardillo" peludo se merece esto y mucho más porque es un ser tan adorable y tierno que cualquier adjetivo se quedaría corto. Yo también he visto la película y debo decir que sí, que he llorado. Sólo el que tiene un perrito puede entender los sentimientos que transmiten estos pequeños seres. No supe nunca lo que era querer a un perro, solamente me ha hecho falta tenerlo para saberlo y, puedo decir, con toda sinceridad, que la ternura, fidelidad y compañía que dan son insustituibles. Gracias por existir adorable Chester y por supuesto a su preciosa dueña, mi particular hime. Besitos inmensos para los dos. La misma mongui de siempre.

    ResponderEliminar