sábado, 17 de julio de 2010

Mi tatuaje


Os presento mi tatuaje. En la foto se ve pequeñito, aunque tampoco es que sea muy grande a tamaño real. Lo tengo en la parte trasera de mi pierna izquierda y en septiembre serán ya dos los años que lleva conmigo. Lo que significa es Chester (el nombre de mi perrito) escrito en katakana. Para los que estén pensando en hacerse un tatuaje os comento algunos detalles que pueden ser de utilidad. Uno de ellos es el precio; éste me costó 60 € y me lo hice en una tienda de profesionales. Por lo que se puede encontrar buen precio y seguridad, elementos claves para hacerse un tatuaje. Lo que más preguntan es si duele y cómo curar la zona tatuada. Pues bien, en cuanto a si duele, yo os puedo comentar mi experiencia. Yo iba super nervisosa y más porque a mi me da algo malo cuando me sacan sangre ¬¬; por eso también decidí hacerme el tatuaje en una zona que no doliera tanto. Y es que en las partes cercanas a huesos (como en el tobillo, al final de la espalda...) es donde más duele. Pero para lo quejica que yo soy, os aseguro que a mí no me dolió, claro que tampoco es plan de mentir y decir que ni noté los pinchazos. Si te quieres tatuar algo y te da miedo sufrir mucho, opta por hacerte el tatuaje en una zona con más piel. Y sobre los cuidados tras tatuarte , tampoco es nada del otro mundo. Los primeros días olvídate de sol, tienes que taparte la zona con un plástico, lavarla con gel ph neutro y ponerte una crema específica de venta en farmacias (vale cerca de 6 €). Tras una semana, ya puedes hacer vida normal. A modo de consejo, si tomáis el sol en la zona tatuada es mejor que os pongáis protector solar de un factor elevado, puesto que con el paso del tiempo, si no te cuidas el tatuaje, la tinta pierde su color y se vuelve de un tono verdoso. Pues, como yo suelo decir, listo calisto XD. Por si no lo sabíais y queréis ir a Japón, lo recomendable es no lucir mucho nuestro tatuaje, ya que allí se relacionan tatuajes con yakuza, la mafia japonesa. Por eso es mejor no mostrarlo demasiado. Además, incluso en algunas piscinas y baños termales si no lo escondéis no os dejan ni entrar ¬¬. Afortunadamente, esto ya está cambiando, pero todavía queda gran parte de la población nipona a la que no le gustan los tatuajes y les dan miedo. Otros, lo ven como un arte. Para gustos, los colores ^^.

No hay comentarios:

Publicar un comentario