viernes, 19 de febrero de 2010

Los Frikis


Bueno, creo que esta entrada era más que necesaria. El término Friki se ha extendido en estos últimos tiempos, pero se ha generalizado de tal manera que ahora a cualquier persona se la cataloga como tal, sin saber realmente qué es un friki. Yo creo que ya se usa este término para desprestigiar a una persona y no porque realmente se le considere friki. Además, yo me pregunto a menudo que si acaso no todos somos frikis. Porque, ¿alguien puede asegurarme que no es un apasionado de algo en particular? ¿Una serie? ¿Un personaje? ¿Un hobby? Vamos, seamos sinceros y no tengamos reparos en asegurar que todos tenemos nuestro punto de fanático, el cual me parece genial y nada malo. Pero, claro, como originariamente se relacionó con el mundo de los cómics, la informática y los mangas, ahora parece que sólo ellos son calificados como frikis. Nada más lejos de la realidad. Y para eso estoy dispuesta con esta entrada a aclarar este controvertido término y dejar bien claro que ser friki no es nada malo, es más, yo lo considero como un orgullo y un acto de valentía: reconocer que admiras algo de sobremanera me causa verdadera admiración. Además, cada uno es como es y hay que estar a gusto consigo mismo. Así que nada de avergonzarse y catalogar a la gente antes de conocerla dejándose llevar por los malditos estereotipos…

Sin más rodeos, aquí os dejo documentación sobre el origen, el uso y los tipos de frikis existentes. Sobra decir que habrá muchas más variedades, pero yo aquí me limito a recoger los más representativos y de los que más entiendo.

La palabra friki procede del inglés freak (que viene a decir algo así como raro, extravagante o fanático). Este vocablo se ha extendido al uso diario de todos los hablantes para denominar así a las personas aficionadas al mundo del manga y anime, a los cómics, videojuegos y sagas de películas, sobre todo de ciencia ficción y fantasía. No obstante, su uso se considera como algo negativo hacia la otra persona, calificándola de un ser raro, no muy sociable y aislado socialmente. Nada más lejos de la realidad. Y más porque este tipo de personas son las llamadas otaku, pero eso ya lo dejo para otro post, que creo que esta entrada me va a salir mucho más larga de lo que tenía previsto.

Si nos remontamos al uso de esta palabrita que tanto se oye a diario en todos lados (y los medios de comunicación son los primeros en usarla al libre albedrío), llegamos a la película La parada de los monstruos (su título original es Freaks), de 1932, en la que se narra la historia de un circo lleno de personas con deformaciones físicas. Tras esto, el término se empleó para denominar a las personas estrafalarias que aparecían en los medios públicos o que llamaban la atención por sus gustos, siendo calificados incluso de obsesionados por algo. Yo no diría obsesionado, sino experto. Queda mucho mejor y más correcto. Los frikis no están ofuscados con sus intereses, todo lo contrario, los frikis son todas aquellas personas que son especialistas en algo que les gusta, que entienden del tema y disfrutan hablando de ello con otras personas. Sinceramente, yo no veo nada malo en esto. No entiendo el motivo de que haya llegado a oír que los frikis son personas enfermizas y que viven en un mundo aparte. Que se enteren ya de una vez: éstos son los frikis, unas personas normales y corrientes que lo único que hacen es decir claramente lo que les gusta y llevarlo a cabo siempre que pueden.

A pesar de todo lo expuesto hasta ahora, hay que admitir que se ha originado una cultura friki que engloba a una parte de la sociedad (más numerosa de lo que pensamos) que posee unos rasgos comunes. En primer lugar, los temas por los cuales se interesan se caracterizan por no estar entre los más populares, por ser infantiles, inmaduros y extravagantes. Pero lo que no se dice es que son temas muy creativos, fantasiosos y que logran desarrollar la imaginación de sus seguidores. Aunque no me agrada mucho el término, la temática friki, por llamarlo de algún modo, podría encontrarse dentro de estas categorías (la wikipedia en estos casos ayuda bastante): la informática, todo lo vinculado a la ciencia ficción, el mundo de la fantasía, los juegos de rol y videojuegos, los cómics y mangas, los doramas y animes, las cartas Magic, los juegos como Warhammer, la música japonesa y sus bailes y un largo etcétera que se relaciona con temas muy similares. Y es que unos se enlazan con otros. Al final todos los temas se vinculan y el que es aficionado a los videojuegos acaba sumergido en la parte de los cómics y viceversa, por poner un ejemplo.