miércoles, 30 de marzo de 2011

Viajar a Japón

Una entrada ayer y otra hoy O_O y sin estar mala XD¡¡¡¡
Resulta que ayer cogí de la biblioteca una nueva guía sobre Japón y he decidido compartir con vosotros los destacados culturales que he ido leyendo. En concreto, la guía se llama Viajar en...japonés y es de la editorial Idiomas Pons. He visto unas 5 ó 6 guías sobre Japón y la que he cogido ahora es una de mis preferidas. Copiaré los destacados tal y como aparecen y éstas serán las nuevas entradas que haga durante unos días. Voy a ello ya ^^.

CONSEJOS DE TIPO INTERCULTURAL

Tratamiento: El tratamiento formal en Japón consiste en la utilización del apellido, al que se le añade detrás la terminación -san. En japonés no se diferencia entre géneros o sexos. Por ejemplo, si su apellido es Ortega, la gente le dirá a usted Orutega-san, (la r sola no existe en japonés) independientemente de si usted es un hombre o una mujer. Sin embargo, no utilice el tratamiento con -san junto a su propio nombre o al de sus allegados, puesto que este tratamiento de cortesía se utiliza exclusivamente para dirigirse al interlocutor. Hay que mencionar también que los nombres japoneses, por ejemplo en tarjetas de visita, se ordenan al contrario que los nuestros, esto es, se sitúa en primer lugar el apellido y después el nombre de pila.

Saludos-Aisatsu: En Japón la gente saluda realizando una inclinación. Cuanto mayor es ésta, tanto más respeto se muestra a la persona que se tiene delante. Estrecharse la mano a la manera occidental no es frecuente y los abrazos y besos en público se considerarían totalmente fuera de lugar, puesto que tales gestos pertenecen exclusivamente al ámbito privado.
Por las mañanas hasta aproximadamente las 10 se usa el saludo Ohayou gozaimasu; después, hasta aproximadamente las 17 horas se dice Konnichi wa. A partir de esta hora y hasta más o menos las 21 horas el saludo que hay que usar es Konban wa. Oyasumi nasai se dice para desear buenas noches cuando uno se va a dormir.

Programa de visita a familias: Ofrece la posibilidad de visitar un hogar japonés y conversar con los miembros de una familia durante algunas horas. A los japoneses les gusta establecer un mínimo de contacto con los extranjeros. De este modo pueden mantenerse las relaciones internacionales y usted tiene la posibilidad de sumergirse durante algunas horas en una atmósfera japonesa auténtica. Tanto los mediadores como la invitación son totalmente voluntarios. Este programa de visitas a familias de organiza en las ciudades siguientes: Narita, Yokohama, Kyoto, Osaka, Otsu, Kobe, Kurashiki, Okayama, Hiroshima, Fukuoka, Kumamoto y Miyazaki. Las direcciones correspondientes pueden obtenerse bien en el Centro de Información Turística de Tokyo o en los centros de información de las distintas ciudades. En algunas de ellas la inscripción debe hacerse directamente en la oficina al menos un día antes de la visita. Más detalles sobre las condiciones deben solicitarse con antelación directamente en los centros.

Visita en casa: Antes de entrar en una casa, y también en los hoteles típicos japoneses, los ryokan, conviene quitarse los zapatos y ponerse las zapatillas que estarán preparadas en la entrada. Con ellas se puede avanzar hasta el pasillo, pero a las habitaciones con tatami (estera japonesa tejida a base de paja) se entra exclusivamente con calcetines, dejando fuera incluso las zapatillas. Al aseo se entra con otras diferentes, que se usan únicamente con este propósito. Cuando salga, no olvide cambiarlas por las del pasillo.

El cuarto de baño japonés: Tanto los de las casas como los de los ryokan están equipados de un modo diferente a los europeos. Consisten en una habitación con desagüe en el suelo en la que también hay un ofuro, una especie de bañera que está llena de agua bastante caliente. Sin embargo, el turista no debe confundir esta habitación con un cuarto de baño europeo y cometer el error de enjabonarse o lavarse en el ofuro: si no hay ducha en el cuarto, se pone agua en un cubo que estará allí preparado y se lava uno de pie o en un asiento que se haya llevado al cuarto. Después, para relajarse, es posible meterse en el agua caliente del ofuro. Por lo tanto, éste no es una bañera, sino más bien un tipo de piscina, de modo que después de usarlo nunca se debe sacar el tapón y vaciarlo de agua, puesto que debe estar listo tal y como se encuentra para la próxima persona que quiera usarlo. Para que el agua mantenga su temperatura, el ofuro se cubre con una tapadera aislante. Estas mismas reglas también son válidas para la utilización de los onsen, los baños de aguas termales.

Despedida: En general, para despedirse utilizan la palabra Sayounara y se realiza una pequeña inclinación. Entre familiares se dice itte kimasu y se recibe un itte rasshai. Si se regresa, es posible saludar con el giro tadaima. Los que se han quedado en casa normalmente responden con okaeri nasai.

En el restaurante: Salir a comer e ir de compras son dos de las actividades favoritas de los japoneses. Por eso hay tantos restaurantes de diferentes tipos. Hay algunos que sólo sirven comida occidental, y otros que ofrecen comida japonesa y china. En los escaparates de los restaurantes japoneses hay reproducciones de cera de los platos que se sirven, de modo que es posible sencillamente señalar lo que se desea comer. Además, hay muchos restaurantes especializados que ofrecen únicamente uno o dos platos distintos. Típicos son, por ejemplo, los restaurantes de sushi y los numerosos restaurantes donde se sirve pasta como los soba y ramen. Para pedir se dice kore o kudasai y después el número del plato que quiera. Con la comida se reciben unos palilllos, hashi, una servilleta templada para limpiarse las manos y un vaso de agua fría. Los cubiertos occidentales suelen encontrarse sólo si el restaurante sirve comida occidental. En Japón antes de comer se dice itadakimasu, y después de comer goshisou sama.

Viaje de negocios: Si usted va a Japón en un viaje de negocios invitado por los propios japoneses, puede estar seguro de que la organización será magnífica. Si se trata de hacer negocios, para los europeos es muy importante tener mucho tiempo, mientras que para los japoneses es imprescindible que haya un buen ambiente para el éxito de las negociaciones. Lo invitarán a comer y quizá tenga la oportunidad de invitar. A medida que avanza la velada se suele empezar a cantar. Que no le dé vergüenza y cante también. Sería impensable pasar directamente a las negociaciones. Cuando se empiece a negociar, es importante tener en cuenta lo siguiente: los japoneses no interrumpen al interlocutor, porque esto se considera un gesto de mala educación. El acuerdo o desacuerdo no se expresan ni verbalmente ni mediante gestos. Nunca oirá directamente un no, sino que notará una actitud general de rechazo en el ambiente, que se expresa a través de construcciones como es difícil o no nos viene bien. Para un japonés decir claramente sí significa adquirir una obligación absoluta que es imprescindible cumplir para no quedar mal. Aparte de mucho tiempo, necesitará una tarjeta de visita bilingüe donde aparezcan el nombre de su empresa, su posición y otros detalles importantes. Debe vestirse con formalidad, de modo que, aunque las temperaturas sean altas es imprescindible llevar traje, camisa clara y corbata. Lleve también prospectos y documentos en japonés o inglés.


4 comentarios:

  1. Muchas gracias todo eso siempre va bien!


    Saludos
    www.sinboli.com

    ResponderEliminar
  2. Lo tendré en cuenta por si voy a Japón de viaje jajaja :D

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Uf, y tanto que lo de salir a comer es el pasatiempo favorito de los japoneses. Zampan como limas!

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que os gusten este tipo de entradas más largas y culturales, que , de vez en cuando, no está de más cambiar un poco la dinámica de mi blog XD. Es curioso que adoren comer y estén ttan delgaditos :p

    ResponderEliminar