martes, 5 de abril de 2011

Hoteles y viviendas niponas

Hoteles de negocio: son los que presentan un estilo occidental, los que corresponden con nuestras costumbres. Los hay en todas las grandes ciudades. No son baratos, pero tienen la ventaja de que por las noches se puede descansar sin tener que adaptarse a una cultura ajena. (Aunque yo opino que ya que viajas hasta Japón lo suyo es dormir en un lugar típicamente del país...).

Ryokan: estilo japonés, con futones en lugar de camas. No hay cuarto de baño occidental, sino el ofuro. El desayuno consiste en arroz y sopa, y se bebe té verde. Tanto el desayuno como la cena están incluidos en el precio, que suele ser bastante alto.

Minshuku: la decoración y la comida son las mismas que en un ryokan, pero la diferencia es que uno mismo se prepara el futón y también lo recoge por la mañana. Son más baratos porque no se paga la habitación, sino los futones utilizados. El desayuno y la cena están incluidos. En este sitio lo tratarán como a un miembro de la familia y usted debe saber comportarse como tal.

Pensión: similar al minshuku, aunque no tan tradicional y regentado por gente joven.

Love Hotels( Rabu Hoteru): este nombre no esconde una casa de citas. Son edificios que con frecuencia se reconocen desde el exterior y en el que las parejas alquilan una habitación para pasar unas horas juntos en un ambiente relajado. En las casas japonesas, con sus paredes de papel, se oye todo con mucha facilidad. Como estos hoteles cumplen esta función únicamente durante el día, se puede pasar la noche en ellos pagando un precio menor que en el resto de establecimientos, eso sí, a partir de las 22 horas.

Albergues juveniles: suele haber normas muy estrictas respecto al silencio por las noches y a la hora de levantarse. Normalmente las comidas se toman y grupo. No hay límite de edad y los precios no son muy altos.

Otra opción es pasar la noche en un Templo, puesto que en Japón hay varios en los que está permitido.



Kotatsu: ni las casas tradicionales japonesas ni las modernas tienen calefacción central. En invierno, a veces, hace mucho frío dentro de las casas y, para calentarse, se coloca uno cerca del kotatsu, que es una especie de brasero situado en un hueco que hay debajo de la mesa del comedor. La familia se reúne alrededor de la mesa y estira las piernas en el hueco. Un tapete que llega hasta el suelo evita que el calor se escape. La desventaja de este tipo de calefacción es que consigue calentar mucho los pies y las piernas pero más bien poco la parte superior del cuerpo.



Futón:
cama japonesa, que tiene poco que ver con las camas occidentales. Los futones se guardan durante el día en los armarios empotrados (oshiire), y por la noche se extienden en las habitaciones en las que durante el día se come, se está o se trabaja. Por las mañanas se pone en el balcón a ventilar y luego se guarda.

4 comentarios:

  1. Que interesante este artículo hane! Yo quiero un kotatsu para reyes! XD

    ResponderEliminar
  2. Yo quiero un viaje para ir y quedarme allí con Chester >_<¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Nacho: Lo que tiene que molar estar en todos estos hoteles; aunque no me guste tanto como a ti Japon yo iria solo para estar en esos sitios guapa¡¡

    ResponderEliminar