domingo, 3 de abril de 2011

Moverse hasta y por Japón

En la frontera: Para viajar a Japón se necesita un pasaporte en vigor y si se va a trabajar allí, un visado. Los viajeros españoles pueden permanecer en el país hasta 6 meses sin visado, aunque sólo en calidad de turistas. No se necesita certificado de vacunación ni vacunas especiales. Las huellas dactilares se toman en ocasiones, no porque haya alguna sospecha de delitos, sino porque las autoridades japonesas las necesitan para emitir un documento de identidad japonés. Sin embargo únicamente le tocará vivir esta experiencia en el caso de permanecer en Japón durante un período relativamente largo.

Coche y moto: En Japón, como en Gran Bretaña, se circula por la izquierda y se usan las señales de tráfico internacionales. No es fácil conseguir mapas de carreteras con los nombres tanto en escritura japonesa como en latina (aunque se pueden encontrar en el Automóvil de Club Japonés). La señalización en las autovías es siempre en escritura latina, pero en las carreteras nacionales no, de modo que le recomendamos que intente identificar los signos de las señales con los del mapa.
Las autopistas son de peaje y el límite de velocidad es de 100 km/h, en las carreteras nacionales de 50 km/h, y en ocasiones incluso de 40 km/h. Las carreteras suelen ser muy estrechas y por ello normalmente no es posible rebasar los 40 km por hora, ni siquiera en viajes fuera de poblaciones.
En las gasolineras se suele recibir un servicio completo. El empleado le llenará el depósito con el tipo de gasolina correspondiente, limpiará los cristales, vaciará los ceniceros y después de inclinarse cortésmente para despedirse, le ayudará a reincorporarse a la circulación. Los domingos las estaciones de servicio suelen estar cerradas.
En cuanto al tema de aparcamiento, es difícil encontrar un sitio donde aparcar. Si deja su coche es un lugar prohibido, la grúa se lo llevará y las multas son muy altas. Es aconsejable utilizar los aparcamientos, aunque normalmente haya que hacer cola para entrar. En los planos de las ciudades los aparcamientos están marcados. Ésta es una posibilidad razonable, aunque mejor aún es utilizar los medios de transporte públicos.



Alquiler de coches, motos y bicicletas: Los ciudadanos españoles no pueden circular con el carnet de conducir internacional si se trata de una estancia larga, pero es posible conseguir un carnet de conducir japonés sin necesidad de hacer un examen. En el caso de estancias costas es suficiente con un carnet de conducir internacional, y también para alquilar un coche. Éste se recoge con el depósito lleno y también se devuelve de este modo. Los precios suelen ser por horas o por días, independientemente de cuántos kilómetros se viaje ( a excepción de Hokkaido, donde sí se paga por kilómetro viajado). El alquiler de coche es caro y todavía no es posible alquilar caravanas.

Avión: En los aeropuertos japoneses toda la señalización está también en inglés y los avisos se realizan en ambos idiomas. Para el control de pasaportes colóquese en la cola de los Aliens y en el control de equipajes usted pertenece al grupo de los Non Residents.



Viaje en tren: En las máquinas expendedoras de billetes los precios figuran sólo en japonés, por ello es mejor preguntar el precio. Los trenes rápidos que paran en pocas estaciones suelen llevar un cartel rojo, los demás no. Para turistas existe el Japan Railpass, que es similar a nuestro Interraíl. Este billete no puede comprarse en Japón, sino que debe adquirirse ya en el país de origen ( en las oficinas de compañías aéreas japonesas o agencias de viajes). Con este billete se puede viajar en todas las líneas del ferrocarril japonés, incluido el shinkansen, el tren japonés de alta velocidad. Comprarlo vale la pena incluso si no se va a viajar continuamente en tren. Hay que saber también que los billetes de ida y vuelta no son más económicos y que los no fumadores deben comprar el billete con anticipación, porque sólo hay un vagón para no fumadores.



Taxi: Para llamar a un taxi hay que extender la palma de la mano y moverla de arriba a abajo. Se trata de un movimiento que a veces parece indicar más alejamiento que acercamiento. Hacer un gesto de acercamiento moviendo el dedo índice hacia uno mismo se considera en Japón muy descortés. Las puertas de los taxis se abren y se cierra automáticamente. Es recomendable llevar siempre la dirección escrita en japonés o mejor, una tarjeta de visita de las que suelen llevar un pequeño plano en el reverso, puesto que los taxistas se orientan mejor con ellas. No se da propina, a no ser que por alguna razón particular el taxista se haya esforzado especialmente.


4 comentarios:

  1. Lo tendré en cuenta por si alguna vez viajo.
    Seguro que a mi hermano le vuelve loco montarse en el avión de pokemon XD

    ResponderEliminar
  2. Ya ves >_< la verdad es que me acordé de él XD.

    ResponderEliminar
  3. Hi there, awesome site. I thought the topics you posted on were very interesting

    clomid

    ResponderEliminar